Tatjana Andreasjan

Guardado 22/04/18 19:36 en kovriki svoimi rukami

Comienza a veces el momento, cuando apetece dejar todo, meter más allá en el armario y no sacar más nunca \ud83d\ude48\ud83d\ude05\u000a.\u000aLa red de plástico arañaba las manos, los acolchados se acostaban traidoramente no así, como es necesario \ud83d\ude24\ud83d\ude29\u000a.\u000aPero la curiosidad que de este todo resultará, la idea interesante y el proceso fascinante (cuando, al fin esto, todo empezaba a a resultar) han tomado sobre mí la parte superior y hacían las manos tirarse por el trabajo de nuevo y de nuevo \ud83d\ude05\u000a.\u000aLa red ha domado \ud83d\ude05 todos los acolchados ha echado rovnenko uno a otro \ud83d\udc4c Y tal udo...

Comienza a veces el momento, cuando apetece dejar todo, meter más allá en el armario y no sacar más nunca \ud83d\ude48\ud83d\ude05\u000a.\u000aLa red de plástico arañaba las manos, los acolchados se acostaban traidoramente no así, como es necesario \ud83d\ude24\ud83d\ude29\u000a.\u000aPero la curiosidad que de este todo resultará, la idea interesante y el proceso fascinante (cuando, al fin esto, todo empezaba a a resultar) han tomado sobre mí la parte superior y hacían las manos tirarse por el trabajo de nuevo y de nuevo \ud83d\ude05\u000a.\u000aLa red ha domado \ud83d\ude05 todos los acolchados ha echado rovnenko uno a otro \ud83d\udc4c Y tal udo...  Ver más detalles »